¿Cómo hacer una trazabilidad hacia delante?

trazabilidad hacia delante

A la hora de plantear y registrar la trazabilidad hacia delante se deben de seguir unos pasos para identificar los datos de los productos que se han elaborado y a quién van a ir dirigidos. Además debe permitirnos enlazar  la trazabilidad hacia atrás de los consumidores y poder ofrecer toda la información posible acerca de un producto.

Según la actividad dentro de la cadena alimentaria, se puede dividir en:

1. Trazabilidad hacia atrás
2. Trazabilidad interna o de proceso
3. Trazabilidad hacia delante

Trazabilidad hacia delante

Es la trazabilidad para identificar cuáles son los productos preparados para la expedición y del cliente inmediatamente al que se le entreguen, es decir, consiste en registrar los datos de los productos elaborados y los clientes destinatarios.

Para saber qué es lo que debemos registrar, tenemos que preguntarnos estas 4 cuestiones:

¿QUIÉN? Empresa o persona responsable a la que se le hace entrega del producto:

  •   Datos de la empresa.
  •   Contacto (disponible 24h, para poder contactar en caso de emergencia).
  •   Nombre del cliente de destino.
¿QUÉ?  El producto vendido, con la siguiente información como mínimo:

  •  Registro del número de lote y/o agrupación de productos que salen
  • de la empresa.
  •  Número de albarán correlativo.
  •  Nombre del producto que se vende.
  •  Número de lote del producto terminado.
  •  Cantidad vendida.
¿CUÁNDO? * Fecha de venta del producto.
¿CÓMO? Cómo se distribuyó y almacenó el producto entregado:

– Datos del transporte: transportista, temperatura del transporte,

matrícula del vehículo…

La trazabilidad hacia delante, por lo tanto, nos debe permitir enlazar la trazabilidad hacia atrás de los clientes y dar la máxima información sobre el producto.

Hay que ser conocedores que desde el momento en que recibe el producto el cliente final, a partir de ese momento, los productos ya no son responsabilidad de la empresa, sino del cliente que lo ha comprado.

Además, es importante destacar que este tipo de trazabilidad no es aplicable a los establecimientos que se dedican a la venta directa. Tampoco es obligatorio cuando se obtienen permisos especiales del municipio, como, por ejemplo, los mercadillos o ventas a domicilio.

A modo general, El Reglamento no178/2002 no establece ningún tiempo mínimo de conservación de los registros. Tampoco hay una respuesta única a la pregunta de cuánto tiempo conviene mantener los registros. Por lo tanto, al no estar establecido legalmente, el periodo de conservación de los registros dependerá en gran medida del destino final de la mercancía y sólo se podrá conocer de forma precisa para aquellos productos que son destinados al consumidor final, siendo el periodo de conservación de los registros como mínimo, el periodo de vida útil del producto, más un periodo adicional de seis meses.

El tipo de trazabilidad que debe elaborar y gestionar una empresa es relativo. Dependerá de la actividad y posición en la que opere dicha empresa. Por ejemplo, una empresa de catering, que elabora comidas preparadas y distribuye a otras empresas, requerirá de un sistema basado en trazabilidad hacia atrás, de proceso o interna y hacia delante.

Para asegurar que el plan de control de trazabilidad es eficaz, se cumple de la manera prevista y permite localizar un determinado producto elaborado y hacer el seguimiento a lo largo de toda la cadena de elaboración y distribución, se debe realizar una comprobación de forma bianual.

Las autoridades competentes pueden pedirte que les enseñes dicha comprobación e incluso, que en el momento de la visita decidan comprobar in situ el sistema de trazabilidad de una empresa.

Software de trazabilidad alimentaria blockchain