Normativa GMP: qué es y cómo garantiza la seguridad de los productos

normativa gmp

Dentro del ámbito de la fabricación de alimentos existen multitud de directrices y normativas aplicables. Una de ellas es la normativa GMP, suponiendo un pilar fundamental para los productores y fabricantes de alimentos en todo el mundo. ¿Quieres saber en qué consiste y cuál es la importancia de la normativa GMP en la industria alimentaria?

Qué es la normativa GMP

La normativa GMP incluye las siglas de Good Manufacturing Practices, y se utiliza ampliamente durante las operaciones de elaboración de medicamentos, cosméticos y alimentos. De esta forma, la normativa GMP acredita la elaboración de un producto siguiendo los más altos estándares de calidad para asegurar la inocuidad de los consumidores. Nos referimos a ella en castellano como BPF o Buenas Prácticas de Fabricación, concepto que encontramos registrado de forma habitual en la legislación española y europea.

Por ejemplo, dentro del Reglamento 2023/2006 de la Unión Europea encontramos referencias a la normativa GMP: trata sobre buenas prácticas de fabricación de materiales y objetos destinados a entrar en contacto con los alimentos, donde se establecen diversos criterios para garantizar el uso adecuado de envases que contienen alimentos sin riesgos para la salud humana.

Ejemplos de aplicación de la normativa GMP

Por otro lado, no existe como tal una única normativa GMP en el mundo, sino que este concepto queda incluido dentro de varias certificaciones de carácter internacional. Por ejemplo, la normativa ISO 22716:2007 trata sobre las buenas prácticas de fabricación en productos cosméticos. Sin embargo, dentro del sector agroalimentario los certificados GMP más importantes son:

  • Código SQF: sistema de certificación de reconocimiento internacional que se basa en la correcta aplicación del sistema APPCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos) en la industria alimentaria. Este sistema resulta de vital importancia para conocer de forma detallada todos los procesos que tienen lugar durante la elaboración de un alimento. Supone un análisis minucioso de cada fase del proceso de producción, enfatizando en aquellos puntos del diagrama de flujo que pueden ser más controvertidos para la inocuidad alimentaria.
  • ISO 9001: normativa referida a los sistemas de gestión de calidad perteneciente a la Organización Internacional de Normalización, uno de los organismos más reputados a nivel mundial. En ella se acredita la capacidad de una empresa para proporcionar productos y servicios que satisfagan adecuadamente a sus clientes, buscando siempre el aumento de la satisfacción de los mismos. De esta forma, vemos que la normativa GMP está ampliamente representada en esta certificación.
  • ISO 22000: normativa referida a la inocuidad de alimentos, donde se siguen procesos de elaboración y análisis específicos destinados al ámbito microbiológico. En ella se acredita la capacidad de una empresa para fabricar alimentos inocuos a lo largo de toda la cadena de suministro incluyendo tanto el punto de venta como el consumo final.
  • APPCC: el Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos supone un eje central de la seguridad en la industria alimentaria. Este sistema permite detectar los posibles peligros físicos, químicos o biológicos durante la elaboración de un alimento para evitar riesgos asociados a la inocuidad. Por supuesto, la normativa GMP adquiere una importancia vital dentro del sistema APPCC, ya que sin estas buenas prácticas de fabricación será imposible garantizar la seguridad de los alimentos producidos.

Tal y como hemos podido comprobar la normativa GMP es importante para garantizar la seguridad alimentaria de cara al consumidor final.

Software de trazabilidad alimentaria blockchain