¿Qué es la cadena de suministro en la industria alimentaria?

cadena de suministro

Un alimento no llega a nuestro plato por arte de magia, sino que ha recorrido toda una serie de procedimientos desde su cultivo o cría en granja hasta llegar a nuestra mesa. Es lo que se conoce por cadena de suministro de alimentos, y es importante conocerla en detalle para desentrañar toda la complejidad de procesos que engloba la industria alimentaria.

Qué es la cadena de suministro

La cadena de suministro se define como la conjunción de todas aquellas etapas que tienen lugar durante la elaboración de un alimento o producto alimenticio. Pasando por todos los eslabones de la cadena alimentaria, un alimento debe cumplir con los más altos estándares de calidad, por lo que resulta crucial conocer en todo momento cuáles han sido los procesos aplicados en dicho alimento.

No solo hablamos de la elaboración del alimento como tal en la industria o fábrica, sino también de la obtención de las materias primas con las que se elabora el producto, las etapas de envasado y la distribución hasta el consumidor final. En todos y cada uno de estos procesos la cadena de suministro debe estar escrupulosamente vigilada y también conectada entre sí, para poder garantizar la eficacia de todos los procesos y su trazabilidad óptima.

 

Quizá te interese: PLANTILLA DE TRAZABILIDAD EN EXCEL 

 

Niveles de la cadena de suministro

La cadena de suministro está formada por distintos actores que deben cumplir con todas las normas vigentes en materia de seguridad alimentaria, para así garantizar un adecuado suministro de alimentos inocuos. En este sentido, encontramos que la cadena de suministro de alimentos engloba los siguientes niveles o eslabones:

  • Granja: es el origen de todo, el lugar dónde se obtienen ingredientes primarios o materias primas como carne o vegetales, así como pescado en el caso de la acuicultura.
  • Procesado: aquí ubicamos a la industria alimentaria más reconocible por el gran público. Se toman las materias primas para elaborar alimentos que serán ingeridos posteriormente por el consumidor final, aplicando ciertos tratamientos tecnológicos y de conservación que garantizan la inocuidad de los alimentos.
  • Distribución: es la fase donde tiene lugar el transporte del producto final desde la industria hasta el punto de venta o mayorista. Suele incluir a supermercados, hipermercados y grandes cadenas de distribución. Habitualmente deben cumplirse adicionales controles de seguridad que garanticen el buen estado de los productos y el cumplimiento de la trazabilidad.
  • Comercio minorista: el siguiente nivel en el eslabón de la cadena de suministro es el modelo minorista, donde los consumidores adquieren directamente los alimentos o productos elaborados. En ocasiones, tanto la distribución como el comercio minorista pueden llevarse a cabo por la misma empresa.
  • Consumidor: finalmente, llegamos a la última etapa de nuestra cadena de suministro. El consumidor somos nosotros mismos: todas y cada una de las personas que compra un producto alimenticio y lo consume, con todas las garantías de seguridad alimentaria aplicadas en los eslabones previos.

Cabe destacar que la responsabilidad relativa a la inocuidad alimentaria de la cadena de suministro no termina en la distribución o el comercio minorista. Aunque la industria alimentaria garantice todos los estándares de seguridad alimentaria, siempre podemos cometer errores en casa que lleven a una situación indeseada donde se ponga en riesgo la salud a través de intoxicaciones alimentarias. Por ejemplo, cocinando adecuadamente productos que incluyan alimentos crudos como carne de pollo o huevo para prevenir infecciones alimentarias como la salmonelosis.

 

¿Quieres saber cómo gestionar una alerta alimentaria en 5 pasos?

 

Software de trazabilidad alimentaria blockchain